El fin de semana tocaba salida lejos en BTT, una de esas rutas
que empiezan en coche. Teníamos en la agenda la “Kedada” del Centro BTT de
Ainsa. Y allí nos fuimos los hermanos Alberto y Javier Pitarch, mi hermano
Sergio, Jorge Membrado y un servidor. Compartimos la experiencia con Ernesto
Molina y sus colegas, (Pablo, Fernando, Rafa, Dr. Andreu y su padre, …),
algunos del Club BTT Moncada, otros creo que no, pero todos tipos majos, con
los que nos reímos, disfrutamos y aprendimos.

¿Le gustó a Sergio?

A Alberto ¿le gustó?

Dicho sin contemplaciones fue una fiesta. Nos divertimos,
disfrutamos del entorno, de la compañía y del BTT. Enhorabuena a la
organización, gente próxima, abierta y muy amable que nos montaron un fregao
“chapó”, y enhorabuena a los asistentes que contribuyeron a que aquello fuera
redondo. La única mancha en el fin de semana fue la rotura del cuadro de la BTT
de Jorge, que afortunadamente no trajo ninguna consecuencia física para él,
pero que le impidió disfrutar del fin de semana cómo el resto de nosotros.

Maravillosas vistas desde la Peña Montañesa

Del entorno poco hay que decir, la comarca de Sobrarbe, con
Ainsa como estandarte, es de sobra conocida por su fabuloso emplazamiento. Yo
poco la conocía en BTT, pero estaba claro que resulta un entorno óptimo
para disfrutar de la bici. Sólo faltaba que las rutas estuvieran bien montadas,
y eso esta gente también lo ha hecho muy bien: una oferta variada y completa de
rutas buenas, divertidas, en un entorno precioso.

Al Centro BTT sus creadores le cuelgan la etiqueta de
“endurero”: han procurado maximizar los tramos de sendero frente a otros
conceptos de los centros BTT más centrados en el cicloturismo. Las rutas no son
necesariamente más físicas, pero sí más técnicas, más intensas. Conceptualmente
el Centro BTT de Ainsa y el Centre BTT de Els Ports, son bastante similares.
Pudimos disfrutar de dos rutas y media de las propuestas, una larga, dura,
hermosa y trabajada, lo tienen todo para convertirse en un clásico. Las otras
dos rutas eran simple y llanamente divertidísimas, nada más que un intenso juego.

El centro BTT se llama Zona Cero. Todo: el entorno, las
rutas, la concepción, el evento, la compañía, nos deparó un fin de semana de
naturaleza, de amistad, de duro deporte e intensa diversión, un fin de semana
de BTT Estrés Cero.

Algunas fotos más:

Curioso nido