Ya van tres años seguidos en que, más o menos por estas fechas, subimos al pico Camiseta, que desde sus más de 1.200 metros de altitud, domina el precioso valle en el que se asienta Herbés y separa sus tierras de las de Aragón

La ascensión es muy dura, pudimos constatarlo las dos  veces que lo subimos en esta ocasión. Si, dos veces, pues era la forma de probar dos de las sendas que aún no habíamos bajado en bici y  a las que se accede desde arriba del todo.

Saliendo Peroroles, en esta ocasión fueron 30 Km. y 1.200 metros de ascensión acumulada, si bien tres valientes lo hicieron desde Morella. En definitiva una salida que, con sus exfoliantes tramos a pie entre la maleza y sus ligeras variaciones, está consolidándose como un clásico anual. Motivos no faltan.