RetP1130984

Espero que no me lo tengan en cuenta, pero contraviniendo la costumbre este sábado medio falté a la Rogativa. No me pude aguantar: me fui a montar en bici por las mañanas, por la tarde romería, con el mazo dando y luego a rogar a Dios, (más o menos).

Es que esa primavera de ahí fuera provoca adicción, se está de fábula, y todo alrededor parece la paradeta que cada mañana Rafaele Canatatore monta frente a su floristería, con silbidos y todo. La temperatura es perfecta, y así también deben entenderlo los animalillos: los pájaros revoloteando y las vacas acostadas en el suelo con la barriga llena. ¡Incluso los cojines de monja y las aliagas dan gusto, reventados de florecillas moradas o a amarillas! Lo que digo, es casi narcótico, hasta se te puede escapar alguna rima.

Es bonita, huele a flores, suena suave y dulce, se siente bien, y sienta muy bien la primavera en Morella.

2013-05-06 17.32.19

RetP1140063 RetP1140091