El domingo pasado también salimos a montar en BTT, y visitamos una de las zonas con mayor profusión de trabajo de “pedra en sec” del extenso término municipal de Morella. En el suelo de este trozo de mundo, de natural habría más losa que tierra. Haciendo de la necesidad virtud, el colosal trabajo de dar a la piedra orden, y función redunda en un paisaje impactante,  hermoso. La primera vez que estuve aquí fue movido por la curiosidad, al ver los dibujos que las paredes forman en las fotos aéreas. Lástima no tener estas sendas limpias, aun así, alternándose con las diáfanas pistas a lomos de las sierras, son una excelente propuesta para  el BTT endurero. Me hubiera gustado reflejar mejor en las fotos lo espectacular de este trayecto, pero los modelos estaban briosos, y el tiempo inestable tampoco acompañó.

.