HARDBIKE

y su categoría Authentic Lumberjack by Jeanstrack

Este fin de semana hemos podido presenciar, sin duda una de las citas más importantes en lo que a mountainbike se refiere en el valle más occidental del pirineo catalán, la Vall d’Aràn. Siendo ya la tercera edición de esta competición, la Hard Bike ya se ha instaurado como un círculo rojo en los calendarios de muchos amantes del ciclismo de montaña. 

Esta prueba, a diferencia de muchas otras, no busca la competitividad extrema y el rendimiento de alto nivel. Sino que se centra mucho más en disfrutar de la práctica del ciclismo de montaña, en un paraje natural inigualable.

¡¡Pero ojo!! No nos confundamos, esto no significa que los ciclistas que llegan en las primeras posiciones se detengan a contemplar el paisaje y a hacerse fotos. Llevan un ritmo que parece increíble para el tipo de bicicletas que llevan y el terreno por el que se mueven.

La carrera consistió en 3 etapas principales, que se disputaban el viernes, sábado y domingo. Y una prólogo que se desarrollaba el jueves a las 19:30h de la tarde.

PRÓLOGO

La etapa prólogo era una buena toma de contacto para ver lo que deparaba esta carrera a los distintos participantes. Aunque solo se trataba de una etapa de 15km de distancia, esta ya tenía más de 700 metros de desnivel, con una bajada que la organización describe como “superflow singletrack”, pero que muchos participantes tuvieron que bajar de sus bicicletas en algunos pasos, ya que estaban más cerca de pasos de enduro, que de una carrera de de down country. Los resultados de esta primera etapa fueron en la élite masculina, Nil García, que sacaba escasos 30 segundos a Pau Marza. En tercer lugar cerraba el podio Oscar Valdepeñas.

etapa 1

Esta primera etapa salió desde la localidad principal y eje neurálgico del Valle, Vielha. La Hard Bike hizo justicia a su nombre, y ya el primer día ofreció a los participantes la etapa más dura de toda la prueba con 50 km de distancia, pero con unos durísimos 2.300 m de desnivel acumulado. Esto hizo que aquellos riders que estaban preparados disfrutaran hasta decir basta. Pero también significó que aquellos que no estaban preparados acabaran por retirarse. Ya que el índice de abandonos fue relativamente alto. Pero ya lo dice el propio lema de la carrera “go hardbike, or go home”.
En esta primera etapa, Pau Marzá llegó con 15 minutos de diferencia al segundo, demostrando que no se lo iba a poner nada fácil a sus rivales. En segunda posición quedaba Eduard Gispert. Y en tercer lugar cruzaba la línea de meta Xavier Jornet, participante de la categoría Lumberjack 40.

etapa 2

En esta segunda etapa, algunos participantes iban ya con el miedo en el cuerpo, debido a la dureza del día anterior. Aunque la etapa fue algo más suave, no dejaba de tener 48 km de distancia, con unos para nada discretos 2.100 m de desnivel acumulado. Esta prueba salía desde un Bossost. Ya sea por que las piernas ya estaban acostumbrándose a las escarpadas sendas de la Vall d’Aràn, o bien porque la etapa era algo más amable con los participantes. Los tiempos de esta etapa fueron algo inferiores, y aunque igual de extasiados por el paisaje que el día anterior, los riders salían algo menos agotados.
En esta segunda etapa, Pau Marzà volvió a subirse a lo más alto del cajón, seguido por Gerard Minoves, y Nil Garcia.

etapa 3

3ª y última etapa de esta fantástica Carrera. Se daba el pistoletazo de salida desde Salardú, población que acogió la etapa prólogo. Esta etapa ya tenía un desnivel más modesto, con 1.600 m y 38 km de distancia. En esta etapa los bikers no sufrieron tanto por la distancia ni el desnivel, sino por el tiempo. El día despertó con el cielo muy cerrado, y escasos minutos después de la salida de los participantes, empezó una ligera lluvia que duró hasta las 12 del mediodía. Pero el sol no quería perderse la cita, así que a medio día, cuando llegaban los riders a la meta, y durante la posterior comida de despedida y entrega de premios hizo un tiempo excepcional.
En esta etapa, Pau Marzá volvía a subir a lo más alto del cajón, consiguiendo así, consolidarse como el ganador de la tercera edición de la Hard Bike.
En Jeanstrack nos encanta hacer ropa para mountain bike, pero si hay algo que nos apasiona más que nuestro trabajo, es practicar este deporte. Es por eso que el propio equipo de Jeanstrack no pudimos resistirnos a la tentación de seguir la carrera muy de cerca, tanto, que tres de nuestros compañeros cogieron sus propias e-bikes y se fueron a realizar todo el circuito junto a los 280 participantes de la prueba.
Estos tres compañeros pudieron disfrutar de 4 días de ciclismo de montaña en un paraje totalmente maravilloso, pero no solo dieron pedales, sino que se dejaron la voz animando a todos los participantes que subían sin ningún tipo de asistencia por las inclinadas lomas de la Vall d’Aràn. Incluso hubo momentos en los que se convirtieron en un equipo de asistencia móvil para aquellos corredores que necesitaban reparar un pinchazo o inflar una rueda. 
Pero no todo tenían que ser buenas noticias, nuestro amigo y embajador Daniel Race también asistió a la prueba, compitiendo en la original categoría “authentic lumberjack”, en la que los participantes deben ir con camisa y vaqueros durante todas las etapas de la prueba. Categoría que se adapta a la perfección con la filosofía y estilo de Jeanstrack. El problema surgió cuando el segundo día, en la primera etapa, en un paso de palets de madera embarrados, las ruedas de Daniel patinaron haciendo que este se cayera. La caída no permitió que se rindiera, y luchó con uñas y dientes hasta final de etapa. Pero esa misma tarde, el doctor que le realizó el chequeo le aconsejó no salir el sábado por riesgo a agravar la lesión que tenía del día anterior. Por suerte la sensatez ganó a la pasión, y Daniel ya se está recuperando y preparando para su próxima aventura.
Desde Jeanstrack solo nos queda agradecer a la organización del evento por permitirnos formar parte de este proyecto, y a la naturaleza por brindarnos un escenario de tal magnitud como la Vall d’Arán. Los que no pudimos estar in situ en esta carrera, solo estamos deseando tener una excusa para subir al pirineo y realizar todas y cada una de las sendas que han realizado los “hardbikers”.