Despertar interés, merecer atención, ser objeto de trabajo, es una satisfacción en función de quien es quien se interesa, quien atiende, quien trabaja. En este caso es un honor.