MTB Tinança, El Racó Del Tabac

Más o menos un año debe hacer desde que subí esta entrada, un plazo seguramente necesario, para ir diluyendo en la memoria la fatiga y el dolor de piernas, y al tiempo idolatrar debidamente en el recuerdo dos mitos: “El Portell del Infern” y “El Racó del Tabac”. De nuevo nos hemos acercado a esa excepción natural tan cercana, a la “Tinança”, que tan poco visitamos a pesar de que por mucho tiempo formó parte de nuestra comarca, y de tenerla a poco más de media hora de Morella. Será porque rutas por aquí no nos faltan, y eso nos vuelve perezosos para coger el coche y la bici pudiendo prescindir del primero, pudiendo salir en bici por senda desde la misma puerta de casa.

MTB Tinança, El Racó Del Tabac 2

Para que cobre fuerza el deseo, necesitamos al parecer un tiempo de maduración, la cual se refuerza al volver a imaginar esos abismos de bosque y roca, y a anticipar esa sensación que provocan esta clase de bajadas brutales. Lo pagamos en la divisa del riñón y sudor. El precio: elevado, pero cumplido ese periodo, de nuevo sentimos que no nos duele el esfuerzo de encadenar estos dos descensos soberbios.

El Racó del Tabac

Esta vez comenzamos en el pantano, a mi juicio no es la mejor opción, ya que dejamos en último lugar, a modo de final feliz, el Portell de l’Infern, y tras una jornada tan dura no llegamos precisamente sobrados de fuerzas, supongo que exagerando al inicio del descenso el GPS arroja más de 2.200 metros de ascenso acumulado, y el descenso del Tabac no es precisamente un descanso. Esta bajada merece piernas frescas, brazos recios y mentes despiertas para probarlo todo y gozarlo todo, es excepcional. La próxima, (¿dentro de un año?), con inicio y final en Fredes, que la llegada por encima del Salt de Robert también es todo un colofón para una ruta épica imprescindible.

Pongo las fotos de la primera parte, del Racó del Tabac, Tengo algunas más del Portell de l’Infern que subiré en cuanto tenga un rato para revisarlas.