2012-12-BarancoGrande

Encima de la mesa se quedó la cámara. Con tanto trasto y tanta prisa para salir de puente algo tenía que quedarse, le tocó a la cámara. Y me dolió, sobre todo el sábado, porque visité de verdad una zona a la que únicamente me había asomado de turista fugaz.

Las Bardenas Reales también son un territorio para la BTT, tan distinto al nuestro que no lo parece, tan distinto y tan interesante, y bello. No voy a dedicarme a describir este extraño paraje, seguro que encontraréis descripciones mucho más precisas e informadas de lo que yo podría aspirar a ofrecer. Lo que si puedo hacer es recomendarlo, por que vale la pena, y aún más con la compañía de gente como José Mari, Javier, Pepe, Agustín y sobre todo Abel que tan amable fue al invitarme a acompañarles. También ellos son un grupo que, en un orden tan diferente al nuestro como su territorio, se dedican al BTT disfrutón y sin estrés. Mi agradecimiento y mi enhorabuena.

Habrá que volver, quizá en una época más seca, pues también fue un privilegio rodar por las Bardenas después de intensas lluvias. Me parece que debe ser más fácil encontrar aquí polvo que barro, pero no levantamos ni una mota, y de barro nos llevamos unos cuantos kilos puestos, (sobre todo José Mari tras impresionarnos con su particular versión ciclista del famoso “Salto de la Rana”).

2012-12-08-AbelBarrVedado2

(También podéis pinchar para aumentar las fotos, aunque esta vez no son tan grandes).