La otra cara de Morella, la que no suele aparecer por aquí, (aunque en realidad me parece que la cara oculta es la que a mi me corresponde).