Superado el ecuador de la TransNomad 2.017, por fin un asiento seco y más ancho que mis posaderas para escribir un poco. Y eso por pura suerte, ya que, debido a mi dorsal, me toca transfer en el segundo turno.

Hasta ahora todo va digamos que bien, o normal. Me explico, esta es una prueba de bicicleta de Montaña, pero de no de mtb “normal”, si no de ciclomontañismo, más de montaña que de bici, y como la montaña es el Pirineo, aunque estemos en septiembre el tiempo está siendo muy duro. O los tiempos, ya cambia varia veces al día. El primero empezamos con buen tiempo, pero la cosa se fastidió ya en el primer porteo hacia el Portillón de Benasque. Nos metimos en una nube y no salimos de ella hasta Bagnères de Luchon.  Y la nube fue repartiendo, claro.

El camping ere “básico” lo cual quiere decir que el manejo de dormir en tienda de campaña mojando lo mínimo el material es una pesadilla constante. Al menos, a la hora de dormir ya no llovía, empezó un poco más tarde, y no paró hasta que nos levantamos.

Me hubiera gustado disfrutar más de las vistas, de las sendas, (algunas un barrizal minado de puntas de roca), pero me quedo con el ambiente de los bosques centenarios en la cara francesa, con algunos árboles que son auténticos dinosaurios.

Pablo segura de Jeasntracj en la Trans Nomad 2.017

Pablo segura en la Trans Nomad 2.017

El segundo día empezaos en autobús, tras lo cual venía el duro porteo hasta la Forqueta, todavía en territorio francés y con tiempo todavía francés, incluso nos nevó un poco. Tras una bajada largísima en la que por fin  pudimos disfrutar d ver el Pirineo en todo su esplendor, de nuevo tranfer, y a subir al Comodoto, con una larga subida por pista y un porteo menos largo aunque intenso.

Las vistas desde el Comodoto son un auténtico regalo, y la bajada también, largísima de nuevo, aunque esta vez dividida en tres tramos. En el primero tuve una caída en la que rompí la mentonera del casco, si bien prácticamente sin consecuencias personales. Luego un suave pisteo en el qu de nuevo nos llovió, una pena por que la última bajada hasta Bielsa la hubieramos disfrutado más en seco.

Así que eso 2 días y dos noches superadas, que las noches también cuentan, hoy nos levantamos con tres grados de temperatura, a estas alturas del año uno no está acostumbrado a estos rigores, pero al menos no ha llovido.

Aquí podéis ver el vídeo oficial de la prueba.

 

Un saludo.