Habiendo regresado con bien de la Transpyr, todavía quedan ganas de montar en bici, eso si, con dos culotes, que sentarse en el sillín sigue exigiendo un alarde de voluntad. Me hubiera guastado hacer unas entradas diarias en el blog con cada etapa de la Transpyr, con sus correspondientes fotos, pero la tecnología, los horarios, y mis condiciones se conjugaron enseguida para hacerme desistir. A quien le interese algo así le recomiendo el blog de wibikes, (http://wibikes.com/), bueno a quien le interesen entradas diarias de la Trasnpyr, la bicicleta y sus consecuencias en los más diversos órdenes, este blog es un descubrimiento. Por mi parte trataré de montar algo bonito un rato de estos. Entretanto, la vida ciclista continúa, y se hace raro salir por salir, sin ese objetivo de entrenar en mente, se hace raro y es un placer reencontrado.

El pasado viernes recibí la visita de mi amigo Ernesto, un biker valenciano de mi edad y de quien, según un día llegamos a elucubrar, soy tío lejano: la familia de su madre tiene raíces en Morella. Con Ernesto hemos pasado muy buenos ratos en Morella, cuando teníamos tanta salud que solíamos divertirnos a su costa, pero sólo recientemente hemos ido juntos en BTT. Han sido 3 ó 4 salidas, hasta ahora nunca por Morella, lo cual no me he cansado de recriminarle desde hace meses. Ya me habré hecho bastante pesado, ha acabado por hacerme caso.

Ernesto vino con Chimo, un colega triatleta y profesor de ingés, a pasar 2 días en BTT por aquí. El jueves probaron la ruta nº 8 del centre BTT, el segundo día pude acompañarles, y pensé en una ruta fuera de las propuestas del Centre, ya que esas las tiene ahí a mano siempre que quiera. Conociendo sus gustos programé lo que él llamaría una salida “endurera”: mucho sendero y muy divertido. Para eso una ruta ideal es ir hasta Herbés desde Morella aprovechando el PR de Herbeset primero, y luego la unión de los PRs que van de aquí a Pereroles Y a Herbés, el regreso por el Pinar de Herbeset.

En total fueron cerca de 52 km, 1.700 metros de ascenso acumulado, y poca historia, sólo BTT, sosegada y hedonista, ¡Qué bien que sienta!.