Para la tercera jornada con BTT Moncada había preparada una visita a los montes de Vallibana, una ruta sin excesivas exigencias físicas ni técnicas para conocer este enorme pulmón forestal. Sin embargo las previsiones de lluvia durante la mañana recomendaban variar el programa y pensar en una ruta con más “escapatorias”.

Xiva siempre es una excelente alternativa en este sentido, y si bien es algo más exigente en lo técnico, el espectacular desfiladero sobre el que se llega al pueblo y los parajes y vistas que ofrece el recorrido siempre compensan. De nuevo nos mojamos, aunque menos que el sábado, y de nuevo fue una excelente jornada de BTT, al menos para el que suscribe.